El terreno:

El lugar destinado a la huerta debe estar limpio de escom­bros, vidrios, alambres, etc., en un sitio soleado, que no se inunde. Conviene que el agua para riego esté cerca y sea de buena calidad (no contaminada por aguas servidas).

La superficie necesaria es muy variable; dependerá de la forma en que se trabaje y de la producción planeada. Se ha eslimado que en una superficie de 50 a 70 metros cuadrados se puede producir hortalizas suficientes para el consumo de una familia de 2 adultos y 3 niños. En esta superficie se incluye el lugar de cultivo de las plantas (camas altas), cami­nos, lugar para la abonera y almaciguera.

Las herramientas:

Las principales herramientas de que es conveniente dis­poner son: pala de puntear, pala de dientes, azada, rastrillo, escardillo, balde, regadera.

El trabajo y los conocimientos:

El cultivo de un pequeño huerto, si bien no requiere muchas horas de trabajo, necesita, sí, de una labor cuid adosa y de algunos conocimientos. Se estima que son suficientes de 6 a 7 jornadas por año para atender una cama alta de 6 metros cuadrados, siendo los meses de verano los más exigentes, debido al riego.

Mas noticias sobre : Horticultura
Comentarios : (1)