Es la planta vulgarmente llamada endibia. usurpando una denominación  que corresponde, en buena terminología botánica, a su pariente, la escarola.  La achicoria produce hojas verdes que se comen en ensalada en verano, y lo que es más importante, brotes que se fuerzan en interior para disponer de ensalada en invierno. La mejor variedad para el cultivo forzado invernal es la “Witloof”.

Suelo y clima:
Prefiere climas frescos pero crece virtualmente en cualquier sitio. Lo mejor es un suelo con un pH neutro de 6 a 7.

Tratamiento del suelo:
Hay que excavar a una profundidad de dos paletadas, de modo que las raíces salgan con facilidad cuando se arranca la planta en oto­ño. La achicoria crece bien sin compost o estiércol, pero si se dis­pone de alguna cantidad adicional, vale la pena incorporarlo, en especial en los bancales profundos.

Multiplicación:
Se entierran las semillas a 1 cm y a distancias de 8 cm en hileras separadas 60 cm. o 15 cm en ambas direcciones en el caso de un bancal profundo.  Debe sembrarse de modo sucesivo desde la primavera al verano para poder comerla en ensalada de modo continuo: la destinada al cultivo invernal se siembra en junio.

Cuidados durante el cultivo:
Hay que desherbar la tierra y mantener suelto el suelo. En cultivo forzado hay que aclarar a 15 cm y las plantitas arrancadas se pueden comer en ensalada. A la achicoria le afectan muy poco las pla­gas y las enfermedades.

Recolección y almacenamiento:

En verano se arrancan las hojas para ensalada según las necesidades. Las raices para el cultivo forzado se extraen después de la primera helada intensa: esa operación se realiza del modo que se des cribe a continuación en la figura.

Mas noticias sobre : Compuestas
Comentarios : (1)