Curbitaceas

Escrito por : Miguel

Necesitan tiempo realmente cálido durante al menos cuatro meses y gran cantidad de espacio, ya que se despliegan sobre un área bas­tante grande. A menos que se reúnan estas dos condiciones, amén de un suelo arenoso o muy ligero, no debe intentarse su cultivo. Pero si, en efecto, se dan tales requisitos, ¡adelante con ellos!

Mas noticias sobre : Curbitaceas
Comentarios : (0)
Escrito por : Miguel

En los climas templados casi la totalidad de los pepinos de piel lisa y comestible han de cultivarse en invernadero. Existe una raza de este tipo, llamada “Burpless”, que es resistente y puede cultivarse al aire libre. Los sistemas que se exponen en esta página y la siguiente son aplicables sólo a los pepinos de exterior. No son del todo resistentes pero es posible cultivarlos con éxito en las regiones templadas, una vez pasado todo peligro de helada. Resul­tan mucho más sencillos de cultivar que los de cajonera y, en con­diciones favorables, son muy prolíficos

Mas noticias sobre : Curbitaceas
Comentarios : (0)
Escrito por : Miguel

Existen tres tipos principales: el verdadero cantalupo, procedente de Europa, el melón escrito o bordado y un grupo en el que destaca el llamado de Indias o de la China. Mis preferencias personales se inclinan quizás hacia el cantalupo aunque no he probado nunca un melón que no constituyera una experiencia memorable, desde luego siempre que estuviera maduro y recién cogido.

Mas noticias sobre : Curbitaceas, Melones
Comentarios : (1)
Escrito por : Miguel

Los pepinos, calabacines, calabazas y melones pertene­cen a las Cucurbitáceas, una familia que ha evolucio­nado para vivir en condiciones climáticas extremas.

Mas noticias sobre : Curbitaceas
Comentarios : (0)
Escrito por : Miguel

Tienen mucho en común con los calabacines pero se distinguen de ellos botánicamente: su corteza es blanda y duros los tallos mien­tras que en los segundos es al revés

Mas noticias sobre : Calabazas, Curbitaceas
Comentarios : (0)
Escrito por : Miguel

Existe una variedad inmensa de calabacines, de los cuales los pequeños no son más que ejemplares jóvenes. Lo mejor es probar con diversas variedades, ver cuál es la que más nos gusta y plantar una para consumo y otra para guardar. Pero téngase presente que los ejemplares gigantes que tanta admiración suscitan al hacerse ofrendas de flores y frutos en algunas localidades con motivo de las fiestas patronales apenas tienen otra finalidad que la puramente de­corativa.

Mas noticias sobre : Curbitaceas
Comentarios : (0)