Cómo cultivar berenjena en macetas

Si te gustan las berenjenas, pero prefieres la alimentación natural, nada mejor que cultivarlas tú misma. La buena noticia es que las berenjenas se pueden cultivar en maceta, aunque es una planta anual, de modo que deberás re-sembrarla cada año. Veamos cómo cultivar berenjena en macetas.

Debes saber que las únicas semillas fértiles de berenjena, son las que obtienes del fruto cuando está comenzando a marchitarse y toma una coloración amarillenta. Puedes guardar las semillas que obtengas hasta por seis años.

Cómo sembrar berenjena para el cultivo en macetas

Las semillas de berenjena deben sembrarse en un semillero durante la primavera, a una profundidad entre medio centímetro y un centímetro y luego de que hayan germinado (al cabo de siete o diez días) se trasplantan a la maceta (el trasplante debe ser antes de los 60 días).

Es conveniente utilizar una maceta alta de aproximadamente 40 centímetros de diámetro. Es importante que la maceta sea muy profunda para el enraizado, pero si no tienes una maceta de 40 centímetros de altura o más, puedes utilizar una maceta muy ancha, ya que las raíces que no puedan ir hacia abajo, se extenderán hacia los lados.

Debido a sus elevadas necesidades nutricionales, deberás abonar tu planta. Estas plantas veraniegas necesitan mucha luz, entre 10 y 12 horas de luz diaria. Esta planta es muy fecunda, puedes obtener casi diez kilos de berenjenas de una misma planta a lo largo del verano.

Importancia del riego para cultivar berenjena en macetas

El momento crucial en el riego de las berenjenas es cuando se realiza el trasplante. En ese preciso momento, la planta necesitará de un riego muy abundante para afianzar sus raíces. Pero luego no volveremos a regar hasta que las hojas comiencen a mostrar la falta de agua. Este sistema de riego se mantiene hasta que comiencen a aparecer las flores.

Cuando aparezcan las flores, deberemos incrementar el riego, pero siempre cuidando de no sobrepasarnos.

Cuidados y recolección de la berenjena en macetas

De las tres o cuatro flores de cada ramillete, solo una produce fruto, por lo que debes eliminar las restantes para que no quiten fuerza al fruto. También es conveniente eliminar los frutos malformados o dañados.

Para favorecer el aireado te conviene eliminar algunas hojas cuando la planta está adulta y si no ha sido podada. Elimina las hojas interiores y las de la parte baja, además de las hojas estropeadas. Este procedimiento se practica con la planta seca y cuando la humedad ambiente es baja, pues favorecería la aparición de enfermedades.

La cosecha de la berenjena se hace cuando están brillantes y un poco blandos en la parte superior. Puedes cortarlo de mañana si no está húmedo. Utiliza una tijera de podar y deja por lo menos un centímetro de pedúnculo.

Mas noticias sobre : Berenjena
Comentarios : (0)