El membrillero es un árbol milenario que debido a sus características requiere de múltiples cuidados, por lo que en este artículo te contaremos cuales son los lugares indicados para plantarlo, y que es lo que debes tener en cuenta para realizar un correcto cuidado.

Las zonas ideales para plantar este árbol son aquellas que cuentan con climas templados o relativamente fríos, donde los inviernos son largos y los veranos calurosos. Si bien pueden estar un tiempo a la sombra, es preferible que les dé el sol varias horas al día.

El membrillero es poco exigente en cuanto a suelos, ya que puede ser plantado en suelos muy fértiles como en tierras bastante ingratas, siempre y cuando sean frescos y con un pH ácido. De todos modos, es preferible tenerlos en los suelos arcillosos bien drenados, que sean bastante fértiles y húmedos.

A los efectos de que pueda dar una buena producción de frutos, es importante tener en cuenta que no se debe abusar del riego ni de los fertilizantes, ya que estos harían que crezcan en demasía las ramas y las hojas perjudicando lo que nos interesa.

Sin embargo, en las etapas de floración y fructificación este árbol necesita que se lo proporcione abundante agua, donde se debe evitar llegar al encharcamiento. También será necesario el uso de fertilizantes, para lo cual se pueden utilizar abonos orgánicos, fosfatados y potásicos cuando promedie el otoño, de modo que estén dispuestos y puedan ser asimilados por el membrillero cuando este lo requiera.

Para que el árbol luzca bien y saludable será necesario podarlo adecuadamente, trabajo que resulta muy sencillo debido al lento desarrollo del mismo. Las primeras podas se deben realizar en la etapa de formación, donde se tienen que hacer despuntes de acuerdo a la vigorosidad del árbol, de modo que se fomente la expansión y el mantenimiento del equilibrio.

En las etapas de producción la poda resulta aún más sencilla, ya que lo único que se debe hacer es quitar aquellas ramas que puedan llegar a alterar el equilibrio, y aquellas ramas que se superpongan con otras.

Obviamente para recolectar los frutos se debe esperar a la maduración, la cual es muy fácil de detectar ya que los mismos desprenden un fuerte olor penetrante, al tiempo que los pelos que forman el tormento del fruto comienzan a caer.

La recolección debe llevarse a cabo con cuidado, ya que se debe tener la precaución de no golpear los frutos. Es preferible que la misma se haga cuando la rociada ya esté seca. Es probable que no se obtenga como resultado frutas de gran calidad, ya que el membrillero es poco productivo.

Mas noticias sobre : Cuidados, Cultivo, Membrillo, Rosáceas
Comentarios : (3)