Como sucede con todas las plantas, un correcto regado será fundamental para que las orquídeas puedan tener un normal crecimiento y para que puedan lucir como todos queremos. Por este motivo a continuación te daremos algunos consejos para que tengas en cuenta a la hora de regar estas especies, que seguro te ayudarán a mantenerlas relucientes.

Es importante saber que la frecuencia de riego no será igual en todos los casos, ya que éste depende directamente de la temperatura, la luz, la ventilación y el tipo de sustrato utilizado entre otros factores.

Cuanta más alta sea la temperatura a la que estén expuestas estas plantas, y mayor sea la cantidad de luz que reciben, mayor deberá ser la cantidad de agua que les suministraremos. Por otro lado hay que tener en cuenta el tipo de maceta que las soportan, ya que por ejemplo las de barro pierden agua por sus paredes, por lo que necesitarán de un regado más frecuente.

Las orquídeas necesitan estar en un ambiente húmedo, por lo cual para que mantengan la humedad durante todo el día una buena idea es regarlas por la mañana. También es importante saber que estas plantas soportan más la falta de agua que el exceso, por lo que ante la duda lo mejor es no regar.

También es fundamental hacer uso del agua indicada, teniendo en cuenta que no deben utilizarse ni aguas salinas ni calcáreas. Muchas veces este líquido puede tener sales disueltas en exceso, hecho muy común en las aguas de pozo. Para darse cuenta podemos observar los bordes de la maceta, donde quedan eflorescencias blancas.

Como decíamos la cal tampoco es buena, por lo cual se puede añadir una cucharada de vinagre por cada 5 litros de agua, para luego regar las plantas con dicha mezcla. Por otro lado tenemos aquellas aguas dotadas de cloro con el fin de ser purificadas, sin embargo éstas no son perjudiciales para las orquídeas.

De ser posible una buena idea es almacenar agua de lluvia, la cual pude ser guardada en tambores de plástico tapados. Esto último es esencial para que no ingrese luz al recipiente, ya que de lo contrario pueden crecer algas y bacterias acortando la vida útil del agua.

Cuando se almacena el agua de esta manera no es necesario que se le agregue ni cloro, ni alguicidas ni ninguna otra sustancia. Por otra parte, para aumentar su rendimiento se la puede mezclar con agua de cañería.

Mas noticias sobre : Orquidáceas, Riego
Comentarios : (0)