Una familia de cuatro personas que quiera comer pichón una vez a la semana necesita tener cinco parejas reproductoras pues cada una de ellas suele empollar diez crías al año. Cuando los pichones tienen totalmente cubierta de plumas la parte inferior de las alas es el momento de sacrificarlos: pesarán unos 500 g y tendrán cuatro semanas y media. No se los debe dejar crecer más pues pierden peso e impiden que sus padres sigan criando. Se los mata, despluma y espeta igual que a los pollos.

Las palomas son monógamas estrictas; hay que dejar 0.37 m3 de espacio para cada pareja. Así, lo ideal para cinco de ellas es un palomar de 1.5 m por 1.2 m. Hacen falta más nidales que parejas: unos siete son suficientes para cinco. Las cajas de naranjas constituyen excelentes nidales. Es importante que el palomar esté a prueba de ratas. Si se lo construye de nuevo, hay que montarlo sobre patas provistas de discos invertidos que impidan trepar a los roedores. Debe estar protegido asimismo contra el viento.

Las palomas en libertad necesitan un poco de cereal al día, así como algunas lentejas u otras semillas ricas en proteínas. Se les debe dar la cantidad que sean capaces de consumir en veinte minutos. Ellas mismas buscan su comida pero es poco probable que dañen a las hortalizas y los frutales.

Mas noticias sobre : Animales
Comentarios : (0)