El arándano, cuyo nombre científico es Vaccinium myrtillus, es una planta cuyo cultivo se puede realizar en una gran variedad de climas, siendo los más adecuados los templados y mediterráneos, ya que ahí es donde se pueden desarrollar mejor.

A la hora de elegir la zona para plantar estos arbustos es importante tener en cuenta ciertos factores, como por ejemplo la temperatura a la cual estarán expuestos, ya que en su etapa de floración para obtener un buen desarrollo de los frutos, será esencial que la temperatura no se acerque a los cero grados Celsius.

Otro tema importante en cuento a la ubicación son las corrientes de aire, ya que es preferible que los arándanos no estén expuestos al viento. La explicación de esto se encuentra en los efectos del viento sobre el arbusto, ya que puede provocar la caída de los frutos y romper las ramas más débiles.

En caso que no quede otra alternativa que cultivarlo en una zona de mucho viento, se hará necesario realizarle una buena protección en contra de éste, como la colocación de algunos elementos que le sirvan de reparo.

Reproducción de arándanos

Para reproducir estas plantas se puede hacer uso de semillas, al tiempo que otra posibilidad de multiplicarlos es mediante el trasplante de esquejes. De todos modos, para quienes desean cultivar pocas unidades de arándanos para el consumo de su hogar, lo aconsejable es que se adquieran en los viveros especializados.

El momento ideal del año para trasplantar estos arbustos al suelo es en los primeros meses del otoño, al tiempo que si se desea cultivar más de una de estas plantas, se hará necesario ponerlos a por lo menos dos metros de distancia entre cada uno de ellos.

Mas noticias sobre : Arándanos, Cultivo, Ericáceas
Comentarios : (0)